ECUADOR LLORA LA MUERTE DE TRES PERIODISTAS Y BUSCA AL ‘GUACHO’

44

Luto mundial. El presidente Moreno anunció que los hombres de prensa de El Comercio fueron asesinados por un grupo disidente de las FARC dirigido por el ecuatoriano Walter Artízala, alias ‘Guacho’. La noticia causó hondo pesar en toda la región. Javier Ortega (32), Paúl Rivas (45) y Efraín Segarra (60) están en la gloria.

Hasta ayer se tenía la fe de tenerlos con vida. Pero el mensaje presidencial lo confirmó: habían sido asesinados. El periodismo de Perú y el mundo está de luto.

Ecuador llora la muerte de un equipo periodístico, y Latinoaméricay el mundo se suman a ese dolor. El periodista Javier Ortega (32), el fotógrafo Paúl Rivas (45) y el conductor Efraín Segarra (60) habían sido tomados como rehenes y ayer acabó toda esperanza.

El presidente ecuatoriano Lenín Moreno, muy afectado, confirmó este viernes el asesinato en cautiverio de los dos periodistas y el chofer del diario El Comercio secuestrados el 26 de marzo, y lanzó acciones militares en la frontera donde fueron secuestrados por disidentes colombianos.

SILENCIO Y LLANTO EN EL ECUADOR

La noticia enmudeció a Ecuador, que nunca había sido víctima con tanta crueldad de la violencia derivada del narcotráfico que enfrenta Colombia. Visiblemente dolido, el presidente Moreno le anunció al país desde un salón de crisis: “Tenemos información que confirma el asesinato de nuestros compatriotas”.

Varios reporteros estallaron en llanto. En la sede de gobierno decenas de personas, en silencio, dejaron flores sobre una tela blanca con el rostro de las víctimas. El mandatario decretó duelo nacional por cuatro días y ordenó bajar la bandera a media asta.

Moreno se dirigió a un país consternado tras cumplirse el plazo de 12 horas que le dio a los captores, un frente disidente de las FARCcomandado por el ecuatoriano Walter Artízala, alias Guacho, para que entregaran pruebas de vida de los rehenes.

La incertidumbre reinaba desde la víspera cuando se conocieron fotografías de tres hombres encadenados y ejecutados. El equipo de El Comercio había sido secuestrado en la localidad costera de Mataje, limítrofe con Colombia, donde realizaban un reportaje sobre la violencia en esa zona, que al final segó sus vidas.

Las autoridades ecuatorianas ahora buscan que organismos internacionales, la Iglesia católica y la Cruz Roja Internacional (CICR) localicen los cuerpos.

Desde Lima, el presidente Juan Manuel Santos aseguró que los hechos “ocurrieron en el Ecuador, con un individuo de nacionalidad ecuatoriana”.

Sin embargo, Quito cree que los tres fueron asesinados en territorio colombiano.

El CICR anunció que ya fue contactado por las partes implicadas, incluidos los captores, para “facilitar una posible operación de recuperación de los restos”.

CACERÍA A GUACHO Y 100.000 DÓLARES

Desde un comienzo, las autoridades colombianas acusaron del secuestro al Frente Oliver Sinisterra. Con entre 70 y 80 hombres, esa organización dedicada al narcotráfico está dirigida por ‘Guacho’, uno de los hombres más buscados en Colombia y en Ecuador.

Moreno informó que se incluyó al “narcoterrorista alias ‘Guacho’” en la lista de los más buscados de Ecuador y ofreció una recompensa de 100.000 dólares por información que conduzca a su captura en Ecuador o Colombia.

El director de la Unidad Antisecuestros de la Policía de Ecuador, coronel Polibio Vinueza, explicó más tarde que ‘Guacho’ mantuvo comunicación con ellos “hasta el 7 de abril por WhatsApp” y que planteaba el canje de los rehenes por “tres detenidos por tráfico de armas en Mataje”.

La última vez que se les vio con vida a los periodistas fue en un video en el que aparecían con cadenas al cuello, pidiendo tratar con los captores.

El equipo de El Comercio se cruzó con sus captores cuando cubría la inusual oleada de ataques a la fuerza pública registrada en la frontera desde el pasado mes de enero, que ha dejado siete muertos y decenas de heridos.

Esta violencia es una secuela del acuerdo de paz que condujo al desarme de las FARC. Esta organización controlaba territorios que ahora están en disputa entre desertores rebeldes y bandas de origen paramilitar.

“Era de esperarse que algunos decidieron continuar o en la lucha armada, con intereses políticos o en las actividades delictivas relacionadas con productos ilegales como la cocaína, como el contrabando, que tanto dinero les han dado en el pasado”, señaló Sebastián Vitar, experto de la Universidad de Los Andes.

PERIODISTAS PIDEN INFORMACIÓN VERAZ

Cientos de comunicadores exigieron en Colombia tener acceso a información veraz con respecto al asesinato de los tres miembros del equipo periodístico del diario El Comercio, de Ecuador, y se solidarizaron con las familias de las víctimas.

Las organizaciones no gubernamentales Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), Reporteros sin Fronteras y la Fundación Andina para la Observación y Estudio de Medios realizaron un homenaje en Bogotá a los tres ecuatorianos muertos.

Los asistentes firmaron un derecho de petición dirigido al ministro de Defensa colombiano, Luis Carlos Villegas. En el texto, los periodistas exigen “toda la documentación sobre los operativos realizados por las diferentes entidades de la fuerza pública en la zona fronteriza de Colombia y Ecuador entre los días 26 de marzo y 13 de abril de 2018”.

También, información acerca de los “canales que el Gobierno colombiano adelantó con el fin de lograr la liberación de los trabajadores de El Comercio”.

En Cali también se manifestaron docenas de periodistas. “Es una noticia que rompe el corazón de quienes nos dedicamos a esta profesión”, dijo Alejandra Ospina, de Noticias Caracol. En Pasto, fronterizo con Ecuador, 80 periodistas exigieron que los gobiernos de ambos países “digan la verdad” sobre lo ocurrido.

Es el fin de un caso convertido en pesadilla, especialmente para los familiares, que el viernes no aparecieron ante cámaras y anunciaron que emitirán un comunicado.